Una familia de apasionados por los caballos

 

El campamento está dirigido por Jeannine Camps, una periodista, ex-corresponsal de guerra que se retiró a este privilegiado rincón del pirineo para disfrutar de su pasión por los caballos junto a su pareja, Gaizka Echegaray, fundador y director técnico del centro ecuestre, quien encabeza el equipo de profesores de equitación. Entre sus colaboradores la hija de Jeannine, norteamericana de nacionalidad, y estudiante de Biología en Inglaterra, que además de excelente amazona, se encarga de reforzar las clases de inglés dinamizando las conversaciones con l@s chic@s.

Lo que hace nuestro campamento singular es el ambiente tan cosmopolita que se vive entre chicos y chicas de tantos países diferentes y las relaciones de amistad tan fuertes y duraderas que surgen entre ellos; y sin duda, los agentes facilitadores son los caballos y la naturaleza que nos rodea
— Jeannine Camps

Desde su origen, el campamento ha buscado ofrecer una experiencia inolvidable a jóvenes venidos de todo el mundo en torno al mundo del caballo, la naturaleza y los idiomas. Una combinación de diversión y aprendizaje basados en la educación y el respeto.
 

CONÓCENOS

Sobre Jeannine Camps

Periodista aventurera, Licenciada en Ciencias de la Información, Licenciada en Filología Hispánica y Diplomada en Filología Inglesa y Francesa, Delegada de la Agencia EFE en varios continentes, corresponsal de guerra en diferentes frentes, con amplia formación Empresarial y Gestión de Proyectos, ha hecho realidad el sueño de compartir una de sus grandes pasiones: El Caballo.

Sobre Gaizka Echegaray

Ingeniero Técnico Industrial, patrón de cabotaje de la Marina Mercante y capitán de yate deportivo. Es también Técnico de Equitación de Nivel II y Guía ecuestre. Experto navegante y regatista, tras dar la vuelta al mundo a vela durante varios años, se volcó en su segunda pasión, después del mar: los caballos. Es fundador y director técnico de Pirineo Ecuestre, con amplia experiencia en dirección y formación de esquí, vela y equitación. Su sueño: hacer de Pirineo Ecuestre un centro de referencia en el que destaquen profesionalidad, pasión y seriedad.